domingo, 5 de marzo de 2017

DISNEY ANIMATOR

Durante mucho tiempo he estado resistiéndome a estas muñequitas. De repente empezaron a invadir blogs y álbumes de Flickr donde aparecían también customizadas fantásticamente. No quería más muñecas y mi hija ya no está tampoco en edad de jugar con ellas, así que me conformaba con verlas en colecciones ajenas.
Pero buceando en eBay buscando alguna Nancy barata para restaurar, me topé con estas dos lindísimas niñas que se vendían en el mismo lote a un precio irrisorio de salida de subasta. No me pude contener, y tuve la suerte de ser la única pujadora, y a casa que se vinieron Blanca Nieves y Rapunzel.

Como decían en la descripción del anuncio de venta, estaban muy nuevas, pero traían el pelo muy enredado, pero mucho, mucho... 




En las fotos no se aprecia tanto, pero era una maraña, sobre todo la melena rizada de Blanca Nieves.


Curiosamente, a pesar del estado de las melenas, conservaban las gomitas de silicona del peinado. Supongo que una niña entusiasta habrá disfrutado de ellas antes que yo. Ha conseguido despeinarlas sin despeinarlas :-D








Por lo demás, impecables, los vestidos y todo lo demás precioso.


Y después de una visita al spa, las niñas recuperaron su esplendor y Blanca Nieves la definición de sus rizos.



Rapunzel como es lógico, tiene una melena extralarga, brillante y suavísima.


Pero toda ella es lindísima, es mi favorita de toda la serie por su mirada seria y expresiva.




Blanca Nieves es una picaruela, me parece muy simpática, y tiene una expresión de gran viveza, con esos labios tan rojos. 



Las dos son monísimas, y más grandes de lo que yo me imaginaba. Estoy  encantada con ellas. Me gustaría también Pocahontas, pero creo que me conformaré con estas dos. Aunque en esto de las muñecas nunca se puede decir "basta". Sé que cuento con vuestra comprensión.







4 comentarios:

  1. Son monísimas!
    Por supuesto que cuentas con nuestra comprensión. Yo también me digo de vez en cuando que ya está bien de muñecas y no he acabado de decirlo cuando ya tengo una más. Al final me van a sacar de casa jajaja
    Por lo que respecta a estas dos pequeñinas coincido contigo en que Rapunzel es mi favorita, sin desmerecer a su hermanita que también tiene una carita muy graciosa.
    Me he reído mucho con eso que dices de "peinar sin despeinar" jajajaj real como la vida misma, oiga!
    Por cierto, te comento que no he podido ver tu entrada sobre los Barriguitas marineros. Bloguer me dice que la página no existe :-(
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tabhita, me encanta que te gusten. Hay muñecas preciosas, pero lo cierto es que no se puede tener todo, yo procuro no dejarme tentar pero a veces las gangas hacen sucumbir.
      La entrada de los barris ya está publicada, en mi legendaria torpeza informática la publiqué y luego la despubliqué, pero ya está en el aire.
      Besos.

      Eliminar
  2. Y tanto que cuentas con nuestra comprensión!!! Cómo te entiendo en esta locura muñequil.... a mis cincuenta!!
    Las conocía pero muy de pasada y ni idea de que se han puesto de moda y se customicen, ya echaré un vistazo a ver que encuentro. Me parecen preciosas, quizá porque me fijo ahora que me las enseñas tan peinaditas y tan monas ellas. Como a mí me gustan las muñecas, con todo el esplendor devuelto a base de cariño.
    Te debo un correo, sigue esperando sin desesperar, soy una pesada!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosana, yo disfruto enormemente con las muñecas, sobre todo porque dan mucho pie a la creatividad de todo tipo, desde hacerles la ropa, las fotos, restaurarlas si lo necesitan... admiten muchos procesos artísticos, y es una gozada visitar blogs y colecciones ajenas que tienen verdaderas maravillas. Pero fíjate que después de revolotear con otra clase de muñecas y conocer tantas, que las hay maravillosas, se me ha vuelto a despertar el amor por Nancy, que realmente es una muñeca ideal y que por supuesto me despierta sentimientos que no tengo con las demás.

      No soy consciente de que me debas correo, la palabra deber no existe, jejeje. Pero yo si te debo una llamada. A ver si encuentro un hueco, que ya sabes que no coinciden nuestros horarios laborales.
      Besos.

      Eliminar