viernes, 4 de agosto de 2017

VESTIDOS EN TONOS MALVA

Cuando yo era pequeña, tenía asumido que el color morado era feo. No por nada, sino porque mi madre consideraba que era así, tal vez porque ese color se utilizaba como "alivio de luto" y ella lo asociaba con sentimientos fúnebres. El caso es que jamás se vistió con ningún tono de la gama de los morados, lilas o malvas. A mí tampoco me hizo nunca ropa de ese color. Ella era modista, me hacía toda la ropa y en esas cuestiones su palabra era ley. Otro color que odiaba con inquina era el amarillo en todas sus variantes. Mi madre, no yo. 

Con los años aprendí que no hay colores feos o bonitos, que en cuestiones de ropa lo verdaderamente importante es combinarlos bien, y que el tono más soso o más estridente convenientemente destacado o atenuado con otros colores puede dar una impresión totalmente diferente.

También empecé a apreciar los tonos que mi madre había desterrado de nuestro guardarropa, y además en el caso del violeta, ha llegado a convertirse en uno de mis colores favoritos. Tanto es así, que las paredes de mi salón son de un suave y relajante color malva.

Martina y Mónica, que se llevan estupendamente y a las que les encanta posar juntas, estrenan hoy dos vestidos de algodón muy parecidos aunque no idénticos, en color violeta y lila, que les sienta de maravilla. 









domingo, 23 de julio de 2017

ELLOWYNE "NEVERMORE"


En mi anterior entrada hablaba sobre mis chicas Wilde, haciendo foto de grupo y manifestando mi deseo de no aumentar la familia. Tal era mi intención, pero el buen propósito me ha durado poco, la verdad, porque cuando ya pensaba que no me apetecía ninguna más apareció otra que había estado buscando desde hace tiempo. Tenía además a una vendedora alertada de que me avisara si aparecía alguna, y después de bastantes meses, cuando ya no pensaba conseguirla, apareció.

Una pelirroja con una melena de color fuego, y un outfit negro muy gótico, de la más pura esencia Miss Wilde: Ellowyne "Nevermore"





Además de la belleza de la muñeca, su vestido y complementos son maravillosos y súper detallados. Tengo que ponerme un rato a fotografiarlos como se merecen. 



De momento, al llegar a casa se ha dejado de reminiscencias a lo Edgar Allan Poe y tomó una ducha y se quitó el tupé, que le estaba dando dolor de cabeza.



Se puso un conjunto de estar por casa y se tumbó a la bartola a disfrutar del domingo. 









Y me parece que cuando os diga que ya no pienso en aumentar mi familia de muñecas ya no me creeréis. Haréis bien :-)

jueves, 29 de junio de 2017

MIS CUATRO ELLOWYNE


Mis cuatro chicas Ellowyne Wilde vestidas por mí. Aunque es verdad que uno de los puntos fuertes de estas muñecas es su fastuoso vestuario, yo las prefiero sencillas, tienen un molde de cuerpo realmente precioso y creo que resalta más así. Hay muñecas que lucen más  con ropa, y que al desnudarlas tienen unas proporciones bastante feas anatómicamente hablando. Éstas sin embargo son muy armoniosas, y creo que con atuendos simples están ideales. Y además es un placer vestirlas, y a mí me proporciona gratos momentos de terapia ocupacional :-)




domingo, 18 de junio de 2017

COLORES PASTEL

Mis tres rubias vestidas de colores pastel. Normalmente me gustan los colores intensos, pero así las veo dulces y femeninas. El pantalón blanco es de Rosana y los zapatitos de colores de Merchi.














MALAS (O BUENAS) INFLUENCIAS

Tal vez Rosana y Tabitha se enfaden cuando vean el título de esta entrada, pero lo cierto es que sólo ellas son las culpables. Cuando hace un tiempo Tabitha empezó a enseñar sus Leslys ya empezó a entrarme un comecome por esas preciosas muñequitas de reedición que me parecieron una delicia arregladas y teñidas por ella. De momento me pude resistir. De niña no tuve Leslys y además vi muy pocas, una amiga tenía una y me parecía una pequeña maravilla. Cuando de mayor empecé a comprar Nancys compré también una hermanita menor, pero aunque era mona no acababa de gustarme, la veia sosita, nada que ver con aquella de mi amiga de la infancia. Era ésta que os enseño en esta foto. Con el tiempo, la vendí. Sin remordimiento, tengo que decir.


Como digo, al ver la reedición de comunión ya me parecieron mucho más linda que la que tuve yo, pero ya cuando me volví loca del todo es cuando Rosana empezó a sacar un desfile de monerías imposible de soportar en su Biblioteca. Ahí ya me dí cuenta de que estaba perdida, el ariete que había sido Tabitha en mi muro de contención, Rosana lo acabó de derribar.

Empecé por hacerme con una de las modernas, porque aunque no tienen el encanto de las antiguas me parece absolutamente adorable. Tiene una mirada que desarma.




Aunque quise darle mi toque especial y pensé en teñirla, al final opté por rizarle el pelo.Esta primera niña se llama Ruth.



Más tarde, en plena fiebre, me dediqué a buscarle una hermanita de su edad. Y rescatamos a Irati, pelirroja de ojos azules que necesitaba unos pocos mimos y también fue derecha al spa. 



Que resultó ser una nena muy agradecida y que surgió de mis manos tal que así:



Y animadas por los buenos resultados conseguidos y por lo satisfactorio que es dar esplendor a estas deliciosas muñequitas, poco después llegó Lily, que no necesitó mucha dedicación para quedar preciosa. Aquí el día que llegó a casa:



Y ya limpias y perfumadas, buscamos en el fondo de armario común y aparecieron algunos modelos de su talla, aunque me tienen haciendo ropa como una posesa para que tengan su propio vestuario.

















Y aquí están las tres juntas. Muy diferentes entre sí.








Y después de pedir perdón por ser tan copiona y envidiosa, tengo que decir que hace mucho que no me gustaba tanto un tipo de muñeca, tienen un aspecto infantil y delicado que me tiene enamorada. ¿Habrá más incorporaciones? Quien sabe...

miércoles, 24 de mayo de 2017

TODO VUELVE

El hecho de perder un blog de unos cuantos años de existencia es una faena. Muchas fotos se pierden, además de seguidores y comentarios imposibles de recuperar, pero también es cierto que la parte positiva de aquel pequeño desastre, es que ahora tengo en depósito muchas cosas que enseñar sin esperar a tener novedades sobre la marcha. Supongo que a más de uno le sonarán modelos o niñas que estoy sacando, pero quiero pensar que con tantos blogs como hay en la red sobre la temática de las muñecas y la moda para ellas, la memoria se difumina un poco y todo se mira como si fuera nuevo.

Por eso, vuelvo a traer aquí los modelitos que en su día me regaló mi querida amiga Rosana, y que iré mostrando en sucesivas entradas porque ella es muy generosa y un día le dio una venada y me regaló MUCHISIMOS.

Hoy Martina y Mónica son las afortunadas de lucir estos dos preciosos vestiditos color marfil diseñados por Rosana que ya los enseñó en su día en su Biblioteca Silvestre



Dos vestidos de corte sencillo pero preciosos, con una tela estampada en relieve que yo no se como se llama pero que seguro que tiene un nombre. Vamos, segurísimo...



El de Mónica es de corte trapecio y con dos aplicaciones de puntilla color beige que lo recorren en vertical desde el cuello al borde inferior. Me encanta.




El de Martina entallado en la cintura y con una pequeña chorrera en el pecho. 


Y además del lujazo que supone vestir un modelo de Chez Rosana ellas están encantadas porque hace poco hemos conseguido estos preciosos zuecos vintage por los que llevaban décadas suspirando.


No se pueden quejar. Y para ser justa, debo decir que no se quejan :-)